Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Las "Reds Flags" del proceso de selección.

Yaiza Bolea
Por Yaiza Bolea el martes 31 de mayo de 2022

La gran mayoría, hemos asistido a alguna entrevista de trabajo que no ha sido muy cómoda y, seguramente, ya sabemos identificar aquello que no nos genera confianza en una empresa o en un entrevistador/a. Este artículo trata de recoger aquellos aspectos que, como empresa de consultoría que se dedica al área de selección, considera que no deberían suceder a lo largo de una entrevista o proceso de selección, sobre todo, por parte de los entrevistadores/as.

Es un tópico, pero, a veces, sigue pasando que hacen preguntas que sobrepasan el límite y pertenecen al ámbito personal. Preguntar cómo te ves de aquí a 5 años, es una cuestión de prospección que a veces se utiliza para conocer los planes de futuro en relación al puesto o al compromiso que puede tener el candidato/a con la compañía; pero preguntar si se ve teniendo hijos/as es una pregunta sutil pero fuera de lugar.

Hablemos de la puntualidad...

Pueden pasar mil cosas que impidan al entrevistador/a llegar a tiempo, pero es importante mostrar respeto por el tiempo que dedica la persona a entrevistar y, por tanto, justificar el retraso y pedir disculpas. El candidato/a agradecerá la sinceridad y se sentirá valorado por su posible futura empresa.

¿Cuál es el tono comunicativo en un proceso de selección?

El tono con el que se expresa el entrevistador/a da muchas pistas de la cultura empresarial. Normalmente las personas trabajadoras de una empresa suelen adoptar un estilo similar que nos dará información sobre los valores y cultura organizativa. Si se postula para una compañía muy jerarquizada, que se dedica a un sector de actividad en concreto y que lleva muchos años desempeñando su actividad empresarial, probablemente, encontremos entrevistadores/as con un tono y actitud más formales. Por otro lado, si se postula para la última start-up del mercado, integrada en su mayoría por gente joven, encontraremos un ambiente más informal. Eso no quiere decir que las personas en sí sean o no serias, sino que el estilo de trabajo suele decantarse hacia un lado u otro de la balanza.

De la rotación del personal es importante...

Cuando una empresa tiene una ratio de rotación alta, ¡cuidado!, puede ser un indicador a tener en cuenta. Por eso es importante investigar sobre la empresa para la que se postula y, si se considera, preguntar sobre los factores que motivan esta rotación.

¡Claridad ante todo!

Cuando no son claros con el puesto de trabajo, las tareas a llevar a cabo, la dependencia jerárquica y, sobre todo, cuando no hay claridad con las condiciones retributivas del puesto; es momento de ponerse alerta.

Cuando en una empresa surge necesidad de contratación se suelen tener las líneas dibujadas para el puesto o se ha elaborado previamente la “job description”, por tanto, lo normal es que puedan dar información relativa a las funciones, departamento o posición de la que depende. Además, la empresa tiene un presupuesto prefijado para esa posición. Puede estar dentro de una horquilla y ajustar el salario a la experiencia o valor que aporte la persona que lo ocupe, pero, lo más coherente, es que puedan dar información al respecto. Por supuesto, tras hacer una oferta a un candidato/a, se pueden renegociar las condiciones o buscar fórmulas que se adapten a las necesidades de los interesados/as, pero tras la entrevista se debe contar con la información suficiente para conocer de qué franja salarial se parte y qué planteamiento se tiene para esa posición.

El feedback al postulante. Es importante la comunicación y la evolución en el proceso de selección

Un proceso de selección demasiado largo. Hay posiciones estratégicas que requieren un mayor filtro de entrevistas, reuniones o pruebas, pero lo importante es explicar a los/as postulantes cómo será el proceso. Si se retrasa o se complica también es importante avisar, pues los candidatos/as pueden dar por hecho que el proceso ha terminado y aceptar otro puesto en el que han sido más ágiles.

Coherencia dentro del equipo de reclutadores/as para una imagen seria y profesional

Cuando realizas distintas entrevistas para la misma empresa y notas que cambian de discurso. Es decir, cuando da la sensación de que entre el equipo de entrevistadores/as no tienen clara la posición y van añadiendo o eliminando información a cada entrevista o prueba que se realiza o, incluso, entran en contradicciones. Es importante aclarar con la empresa aquellos puntos que no queden claros para evitar sorpresas.

Otro de los aspectos que nos hacen cuestionarnos la postulación a un puesto de trabajo, y que afectan a la buena imagen de la empresa es la incorrecta redacción de la oferta publicada. Que esta incluya alguna falta de ortografía, muestre un aspecto poco cuidado o que no aporte la información necesaria para la correcta definición del puesto.

Y, por supuesto, y aunque nos pongamos místicos/as siempre es importante seguir la intuición, la conexión con las personas entrevistadoras o el feeling personal ¡Estos nunca fallan! 😉

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
   

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!