Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

El mundo no está cambiando, ya ha cambiado

Begoña Colorado
Por Begoña Colorado el jueves 25 de abril de 2019
Pedagoga experta en e-learning.

¿Te has dado cuenta que cuando quieres saber qué tiempo hace consultas el móvil? Y lo puedes hacer incluso por horas. Hace años que no ves el tiempo en el telediario, quizás ni sepas qué es el telediario, menos aún “el parte”, porque, ¿qué haces para enterarte de las noticias de actualidad? Seguramente consultas diarios digitales, quizás Twitter, articulistas que te encantan… Y qué me dices cuando tienes que ir a algún sitio en coche... ¿tienes callejero o mapa de carreteras? ¿O utilizas Google Maps? Con el que además puedes ver si hay tráfico, dónde queda la gasolinera más cercana, si está abierta, si tiene restaurante, y los comentarios y puntuaciones del mismo.

Por no hablar de las vacaciones...¿cuándo fue la última vez que pisaste una agencia de viajes? Si ahora puedes adquirir billetes, elegir asientos, conseguir la tarjeta de embarque; buscar hoteles, apartamentos, restaurantes, coches de alquiler, etc. ; todo adaptado a tus necesidades con miles de filtros por puntuación, precio, calidad, comentarios...

Y para comprar ropa, ¿sigues yendo a la tienda? Seguramente sí para probarte cosas, pero, ¡qué cómodo es que te lo manden a casa! Y cada vez, lo haces de forma habitual con esas ofertas que llegan en invierno de los mejores vestidos de verano por sólo 10 euros. O esos zapatos de marca tan rebajados. Si te quieres comprar algo de tecnología, un mueble o cualquier otra cosa, te lo mandan en 24 horas, puedes comparar precios y ver cientos de comentarios de personas que ya lo han probado para elegir lo mejor, lo más económico.

Y en tu trabajo, seguro que ya te permiten teletrabajar al menos un día a la semana, o por lo menos, ya se habla de ello. Con lo cómodo que es trabajar sin interrupciones y en pijama con una buena conexión a la VPN de tu empresa. Y asistir a reuniones por videoconferencia, con chaqueta sí, pero en zapatillas de estar por casa. ¡Qué ahorro de tiempo en desplazamientos!

Y todo esto, ¿por qué sucede así, si hace muy poco estas y otras muchas cosas las hacíamos de otra manera? ¿Por qué el mundo está cambiando? No... Porque el mundo ya ha cambiado y lo seguirá haciendo, porque nuestro mundo actual está en constante movimiento y evolución debido a la revolución tecnológica que estamos viviendo.

Y en este contexto cambiante, donde el conocimiento avanza a una velocidad vertiginosa, ¿qué pasa con la educación y con la formación? ¿Crees que está cambiando al mismo ritmo?

Ojalá, pues tendríamos mejor preparación para lo que nos está tocando y nos va a tocar vivir… Pero no, va más despacio, y más aún en la educación formal. Quizás pienses: ¡Pero si el estado invierte en tecnología! ¡Hay ordenadores en las aulas! Sí, pero eso no lo es todo, nunca vienen mal los medios, pero, ¿y los contenidos, las metodologías y la preparación del profesorado? Todo evoluciona, sí, pero más lentamente, y es que ya no es necesario memorizar todo el contenido que una persona emite y lees en un libro, ¡si tenemos Wikipedia y móviles que lo saben todo! Incluso puede que lo que te estén contando en un par de años esté desactualizado.
Quizás sea más necesario aprender a seleccionar fuentes e información, a crearse opiniones críticas y propias, a solucionar problemas y sobre todo, se debe potenciar la creatividad y las relaciones interpersonales, pues eso, aún, esos dispositivos que hay en casa y en las aulas no lo pueden hacer por ti.

Pero, ¿qué pasa con la formación universitaria y la formación en la empresa? Sí, está un poco más cerca de lo que la sociedad necesita, pues se intenta formar a  medida de lo que el mercado laboral demanda, y cada vez se cuenta con más y mejor tecnología y también con buenas ideas, las grandes corporaciones, que se gastan muchos millones en formación, están creando proyectos espectaculares. Y ya existen universidades que son sólo on-line, el blended learning está la orden del día.

Cada vez se demanda una formación más visual, más corta y rápida, más inmediata, que nos motive y entretenga mientras aprendemos, pero no te olvides, para formarte en algo, aunque sea en poco tiempo, ¡tienes que esforzarte! Por muy gamificado, segmentado y ajustado a tus necesidades que esté un programa formativo, si no le dedicas tiempo y atención plena (tan difícil de conseguir actualmente con tanto estímulo digital a nuestro alrededor), no te servirá de nada.

Además, en este contexto cambiante, en plena era de la transformación digital, convivimos muchas generaciones en el mismo entorno laboral y formativo, pero cada una tenemos unas características propias por lo que hemos vivido, muy marcadas en la tecnología. Las generaciones más jóvenes son nativas digitales, mientras que las más tradicionales aún se resisten, ¿verdad que algo de esto te está sucediendo?

Y ahora quizás te preguntes, ¿y cuál es el truco o la receta para avanzar en la educación en general y en la formación en la empresa en particular?, ¿El blockchain, la gamificación, los bots, el microlearning, los moocs, el aprendizaje colaborativo…?

Y la respuesta es: no hay recetas, lo importante es detectar bien los objetivos formativos y saber hacia dónde vamos, pararnos a pensar sobre las necesidades formativas de cada persona, de cada empresa y utilizar la tecnología más adecuada en ese momento (sólo si es necesaria); la metodología más apropiada para el contenido que se quiere enseñar y además, teniendo en cuenta los recursos con los que se cuentan.

Para terminar, 7 claves para reflexionar y trabajarlas en cualquier ámbito formativo y así poder sobrevivir y avanzar en este nuevo mundo apasionante que ya estamos viviendo:

  1. CREATIVIDAD
  2. RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS
  3. RELACIONES INTERPERSONALES
  4. PENSAMIENTO CRÍTICO
  5. SELECCIÓN DE INFORMACIÓN
  6. ATENCIÓN PLENA
  7. ESFUERZO
Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
   

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!