Tiempo de lectura aproximado: 5 minutos

Descubre 10 ideas para motivar al alumnado de e-learning

Begoña Colorado
Por Begoña Colorado el viernes 2 de noviembre de 2018
Pedagoga experta en e-learning.

Uno de los mayores frenos a los que se enfrentan las organizaciones que quieren impulsar la formación on-line es la falta de motivación que se produce entre una parte del alumnado, lo que provoca que, a veces, algunas personas no finalicen los cursos que están realizando.

Sin embargo, pensar que el desinterés o la falta de motivación son problemas exclusivos de la formación en modalidad e-learning es un gran error. Si hablamos con profesorado de cursos presenciales seguro que en sus clases ven personas bostezando a cada rato, dedicándose a hacer la lista de la compra y hasta durmiendo, y no por falta de habilidades docentes.

Y es que con la motivación intrínseca del alumnado para formarse poco podemos hacer; lo que sí está en nuestra mano, y es nuestra responsabilidad, es activar todas las medidas a nuestro alcance para que la formación que ofrecemos potencie la motivación extrínseca.

A continuación enumeramos algunas acciones que debes tener en cuenta a la hora de lanzar un curso on-line para tu plantilla:

g8900
Descargar infografía

1 - Fomenta el trabajo en grupo

Una buena manera de mejorar la participación es dividir al alumnado en grupos y lanzar diferentes retos o proyectos a cada grupo, lo que ejercerá cierta presión sobre cada persona para participar en el equipo. Este tipo de aprendizaje también mejora las habilidades comunicativas y la capacidad de trabajo en equipo, además de compartir conocimientos.

2 - Convierte los errores en una base para el aprendizaje

Es muy frustrante como alumno/a no saber los errores que has cometido y por qué razón. Para no desanimar a la gente que está realizando un curso es imprescindible dar un feedback constructivo sobre los fallos cometidos que permita conocer el motivo del error y si existe alguna carencia en el aprendizaje del alumnado para poder reforzar esa parte del temario.

3 - Controla el ritmo de aprendizaje

Si has realizado muchos cursos on-line es posible que te haya visto en la situación de entrar al campus virtual y encontrarte con mil mensajes, documentos colgados, nuevos ejercicios... Esta puede ser una causa de abandono o desmotivación, ya que el alumnado se encuentra con un montón de información que es incapaz de absorber al ritmo que lo está haciendo el resto, quizá porque no puede dedicarle el mismo tiempo o porque tiene un ritmo de aprendizaje distinto. Por eso es importante estructurar bien el contenido y dejar tiempos muertos para que todo el alumnado tenga cierto margen para asumir la información y ponerse al día.

4 - Fomenta la competición (de forma amistosa)

A todos/as nos gusta "picarnos" con nuestras amistades: ya sea para ver quién lleva un mejor ritmo mientras hacemos running, quién acierta más preguntas del trivial o quién tiene más puntos en ese juego del móvil; lo que nos motiva para seguir esforzándonos y dedicándole a tiempo a la actividad. Si introducimos esta mecánica, mediante el uso de puntos o insignias que permitan al alumnado mejorar su rango y competir con el resto, conseguiremos incrementar su implicación, aunque debe ser opcional, ya que a algunas personas rechazan esta competitividad.

5 - Convierte la formación en un serious game

Los serious games son una herramienta muy efectiva para fomentar el entretenimiento y la motivación para seguir avanzando en la formación e-learning. Las insignias y las puntuaciones son una forma de implementar las mecánicas de juego, pero también podemos dividir el curso en niveles, como si fueran los de un videojuego, e ir avanzando a través de ellos, con jefes finales a los que derrotar (por ejemplo, a base de responder preguntas de forma correcta). Eso si, hay que vigilar que el aprendizaje no pase a un segundo plano y el juego se lleve todo el protagonismo.

6 - Permite al alumnado elegir su propio itinerario

Está claro que el alumnado muchas veces no va a poder decidir el curso que quiere hacer o lo que quiere aprender, ya que vendrá determinado por las necesidades de la organización, pero hay que dar el máximo de posibilidades de elección para que sienta que controla su formación. Por ejemplo, hay personas que prefieren trabajar en grupo y otras en solitario, o que prefieren un tipo de ejercicio frente a otro. Diseña diferentes itinerarios que permitan llegar al mismo objetivo para que cada cual encuentre el camino que mejor se adapta a sus circunstancias, de manera que en ningún momento decaiga el interés en la formación.

7 - Cuida el diseño

La primera impresión es muy importante y tiene un impacto directo en la motivación. Los colores, la tipografía, la distribución del contenido... Cada decisión en materia de diseño genera diferentes efectos que se reflejan en el desempeño del alumnado. Prueba diferentes combinaciones para saber cuál es la que mejores resultados te da.

8 - Explota las TIC e innovación continuamente

La mejor manera de desmotivar a un alumno de un curso on-line es colgarle un puñado de PDF repletos de texto o presentaciones en Powerpoint. Lo bueno del e-learning es su capacidad audiovisual e interactiva, por lo hay que adoptar recursos como las infografías, el vídeo interactivo, los gráficos... e ir incorporando las innovaciones que se van produciendo, como la realidad virtual.

9 - Tutorización proactiva

Para que una persona participante no se sienta desamparada y acabe por abandonar la formación es necesario que sienta que hay alguien detrás que está pendiente de su avance y que puede ayudarle con cualquier duda que le surja. El profesorado debe dar una respuesta personalizada en el menor tiempo posible para no retrasar el avance de la formación. Además, debe fomentar la participación y ofrecer información complementaria para aquel alumnado que quiera más.

10 - Cuida tu plataforma

No solo el curso debe ser agradable y funcional a nivel estético, la plataforma donde esté alojado, por ejemplo Moodle, también debe ir en esa línea y ser visualmente atractiva, sencilla de utilizar y funcional, sin necesidad de tener conocimientos técnicos, que se adapte a todo tipo de dispositivos y a las necesidades del alumnado y, por supuesto, de la organización.

Seguir estos consejos y aplicarlos en tu formación on-line te ayudará a darle un plus a a la motivación del alumnado y a que se cumplan los objetivos marcados por el Plan de Formación de tu organización.

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!