Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

¿Te tragas la vida o la saboreas?

Diana García González
Por Diana García González el viernes 18 de mayo de 2018
Formadora y consultora organizacional. Coach en Salud Integrativa

¿Qué sabor te viene cuando hablas de dietas? La palabra dieta amarga ya de por sí… Días de esfuerzo, reprimiéndonos de cosas que devoraríamos sin piedad, irritabilidad, cambios de humor…

Pero ¿se puede llegar a comer de forma saludable y mantenerlo de por vida?

Te voy a proponer que cierres los ojos. Que observes tu cuerpo. Que hagas los movimientos que necesites para estar cómodo/a y en quietud durante unos instantes.

Adopta una postura en la que sientas tu cuerpo más relajado y concéntrate por unos segundos en los sonidos que hay fuera de la habitación donde te encuentras. Ahora en los sonidos del interior de la habitación. ¿Puedes escuchar tu respiración? Comienza a poner atención en tu respiración sin modificarla. Sin forzar absolutamente nada. Simplemente observa cómo sale y entra el aire de tu nariz.

Ahora trata de recordar cuándo fue la última vez que te pasaste comiendo. ¿Puedes recordar qué emoción sentías en ese momento?  ¿Miedo? ¿Sorpresa? ¿Alegría? ¿Enfado? ¿Tristeza? ¿Comes solo cuando tienes hambre o en situaciones de estrés, enojo, tristeza, aburrimiento, etc.?

El cuerpo nos da continuamente señales internas muy valiosas que, en numerosas ocasiones, no somos capaces de reconocer, siendo muy difícil distinguir si el hambre es real o si ya estamos saciados/as por lo desconectados/as que estamos de nuestro cuerpo.

La buena noticia es que se puede recuperar la conexión y el control. Solamente es necesario el entrenamiento.

¿Por qué Mindfulness y Alimentación Consciente?

Solemos comer de una manera mecánica, nos hemos acostumbrado a ingerir alimentos mientras hacemos múltiples tareas (el móvil, la tele, leer, caminar, etc.), esto nos lleva a comer sin consciencia. Confundimos el hambre de alimentos con el hambre emocional y en ambos casos recurrimos a la comida para saciarnos. ¿Te has descubierto viendo la televisión comiendo bolsas de patatas, pipas, golosinas, de manera compulsiva? ¿Abriendo la nevera en busca de algo para comer aunque no tengas hambre (pero sí ansiedad)?

Desde que nacemos, asociamos la comida con bienestar. El alimento, como el afecto. ¿Quién es la persona que nos lo proporciona al nacer? No sólo se nos quita el hambre comiendo, sino que nos sentimos protegidos/as, seguros/as y queridos/as en los brazos de mamá o de la persona que nos alimenta. Todo el bienestar que sentimos en esos momentos está asociado a la comida. ¿Y qué pasaba cuando íbamos al médico y llorábamos? Nos daban un dulce, chocolate, o cualquier otra cosa que nos gustara. Así, ¿qué podíamos aprender? Que el malestar y el dolor disminuyen o se eliminan comiendo algo sabroso. Y aún de adultos, cuando queremos festejar o halagar a alguien, tendemos a invitarlo/a a comer y le hacemos su plato preferido. ¿Cuál es el mensaje? "Te demuestro mi cariño o interés con comida".

Como consecuencia de esto, no aprendemos a tolerar, aceptar y manejar el dolor emocional y al crecer no tenemos las habilidades necesarias para hacerlo. Por lo tanto, buscamos "anestesiarnos”.

Obviamente este deseo de no sentir no se da de manera planeada o consciente. En numerosas ocasiones, por tanto, recurrimos a la comida para no sufrir. Y esto puede convertirse en una adicción. ¿El antídoto? La práctica de la Atención Plena, el Mindfuleating para comprender tus emociones, expresarlas y definirlas. La comprensión emocional se logra al integrar lo que sentimos en nuestro pensamiento, viendo la realidad desde otra perspectiva.

Con la práctica del Mindfulness mejorar tu relación con la comida, tomas conciencia de lo que ingieres y disfrutas más de cada bocado. Aprendes a gestionar tus emociones, sin tener que recurrir a la nevera por el estrés o la ansiedad. Te conoces mejor, desde la aceptación y la amabilidad, y te relacionas contigo mismo/a y con los demás de una forma más saludable

¡Obtén mayor libertad frente a los pensamientos emocionales y elige respuestas desde la libertad!

¿Quieres aprender más sobre Alimentación Emocional? Descarga nuestro webinar.

Webinar Alimentación Emocional

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!