¿Sabes diferenciar entre gamificación y aprendizaje basado en juego?

Publicado por Hugo da Silva el jueves 2 de marzo de 2017
Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Puede que ahora mismo te estés preguntando "¿Pero no es lo mismo?". La respuesta es que no, gamificación y aprendizaje basado en juego -o game based learning en inglés-, son conceptos diferentes, aunque cercanos, y es normal que puedan llegar a confundirse. Pero no te preocupes, vamos a aclarar las diferencias. 

 

Gamificación

La gamificación consiste en la utilización de dinámicas y mecánicas de juego en entornos no lúdicos, como la empresa, el aula... con el objetivo de motivar a las personas implicadas e influir en su comportamiento. Estos elementos suelen consistir en medallas o badges, trofeos, logros, sistemas de puntos o experiencia, tablas de clasificación o desbloqueo de nuevo contenido una vez completado el precedente.

Starbucks ha utilizado este concepto para desarrollar su sistema de fidelización My Starbucks Rewards, que convierte el dinero gastado en sus tiendas en estrellas; según el número de estrellas que tengamos podremos acceder a una serie de beneficios que se van acumulando para el siguiente nivel.

Otro ejemplo es el de Correos, que consiguió que sus empleados/as realizaran el trabajo extra de revisar y proponer mejoras en su página web a cambio de puntos que después podían cambiar por regalos.

Consumir café o revisar una página web no son actividades que podamos considerar juegos pero aplicando ciertos mecanismos lúdicos las dos empresas que hemos visto han conseguido implicar a su audiencia y convertir acciones corrientes o poco atractivas en motivadoras y excitantes.

 

Aprendizaje basado en juego

El game based learning se basa en el uso de juegos completos que permiten adquirir conocimientos y habilidades aplicables a la vida real. Pueden utilizarse juegos comerciales existentes, como el videojuego SimCity o el de mesa Dobble, o crear juegos específicos que permitan a las personas jugadoras aprender el contenido que necesitemos divulgar. Es lo que se conoce como serious games.

El aprendizaje basado en juego motiva al alumnado, permite una inmersión y conexión más profunda que facilita la comprensión y adquisición de conocimientos y anima a aprender de los errores para ganar el juego.

Un buen ejemplo lo tenemos en iCivics, una ONG Americana que desarrolla serious games destinados a aprender sobre justicia y democracia, como Win the White House, que permite adoptar el rol de un candidato a la presidencia de los Estados Unidos con el objetivo de llegar a la Casa Blanca.

screen480x480.jpegWin the White House, de iCivics

 

Las diferencias

Aunque el objetivo de los dos conceptos es similar, la gamificación usa el diseño de juegos en actividades cotidianas para motivar a las persona involucradas y hacer estas actividades más divertidas, mientras que el aprendizaje basado en juego coloca dentro de un juego problemas del mundo real para hacerlos más fáciles de entender y más entretenidos de resolver. La gamificación es un juego parcial, mientras que los serious games son juegos completos.

Podría decirse que son dos caras de la misma moneda: una toma los problemas del mundo real y los mete dentro de un juego, y la otra toma los conceptos del juego y los lleva a los problemas del mundo real.

Si te ha gustado, ¡comparte esta entrada!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!