Reforma Horària, una iniciativa que está acercando una mejor política del tiempo

Publicado por Estel Corral el lunes 30 de enero de 2017
Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Reforma Horària es una iniciativa que surge por parte de la ciudadanía en la Comunidad Autónoma de Cataluña, formada por un grupo de personas expertas que colaboran con el objetivo de impulsar un cambio de horarios para equipararlos con los de otros países Europeos con políticas de conciliación más desarrolladas. Este grupo no solo lanza esta propuesta, sino que acompaña a todas las personas, organizaciones y entidades interesadas en el proceso.

La iniciativa no es nueva, ya en 2004 el Ayuntamiento de Barcelona promovió políticas para hacer compatibles los diferentes tiempos de la vida diaria. Y en abril de 2011, el Consejo de la Ciudad aprobó el documento “Pacto del Tiempo, para una ciudad con calidad de vida y sostenible adaptada a los ritmos de vida de las personas”. Con este pacto se buscaba la implicación de agentes económicos y sociales de la ciudad.

La finalidad de este cambio es adquirir más libertad en la gestión de nuestro tiempo y mejorar en salud y calidad de vida, impulsando unos hábitos horarios cívicos y potenciando la igualdad entre las personas.

Para conseguir esta reforma, la red Reforma Horària propone:

  • Compactar la jornada laboral para salir antes del lugar de trabajo.
  • Introducir horarios más flexibles.
  • Avanzar las horas de las dietas.
  • Sincronizar los horarios de las empresas, instituciones y actores sociales y culturales.

La Generalitat junto con la Iniciativa Reforma Horària han impulsado un proceso por el que toda la ciudadanía puede expresar, mediante un procedimiento participativo, su opinión sobre cómo hacerla efectiva, tanto presencial como telemáticamente.

Las fases del proceso están descritas en la web de la Generalitat, donde se puede encontrar la información necesaria, desde la constitución del grupo impulsor, hasta el seguimiento, pasando por la metodología y evaluación del proyecto.

La reforma horaria afecta a todos los ámbitos ciudadanos, social, familiar, educativo, económico y mediático. El Govern fija como punto de partida para su puesta en marcha,  septiembre del 2018, previa aprobación en el Parlament de la ley que regule la organización del tiempo en la Administración Pública.

Una de las críticas que más ha suscitado esta propuesta de reforma es la limitación y desigualdad en su aplicación. El grupo impulsor se enfrenta a la adaptación de la reforma en los diferentes ámbitos, en especial en aquellos que cuentan con un servicio de atención continuada.

Las personas impulsoras de la reforma saben que el primer paso debe darse desde las instituciones públicas, y tienen la certeza de que las organizaciones privadas continuarán con esta iniciativa.

Si te ha gustado, ¡comparte esta entrada!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!