Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Organización del tiempo como fuente de igualdad en el ámbito laboral

Georgina González
Por Georgina González el lunes 21 de noviembre de 2016

El pasado día 11 de noviembre el Departamento de Igualdad de Criteria tuvo la oportunidad de asistir a la jornada “Tiempo de trabajo y corresponsabilidad”, que organizó el Área de Igualdad de Oportunidades de la Generalitat de Catalunya.

Una de las primeras reflexiones que se lanzaron en el marco de este evento, y sobre la que me gustaría hablar en este texto, contempla la organización del tiempo como uno de los factores esenciales para la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral.

La organización del tiempo como fuente de diferencias salariales

Según datos de la Unión Europea, se estima que la brecha salarial en nuestro país se encuentra alrededor del 18%. Esta cifra se explica a partir de varios motivos, como la infra valoración del trabajo femenino en un mismo puesto o la segregación del mercado laboral por la predominancia de mujeres en trabajos menos valorados y peor pagados –como podrían ser los trabajos de limpieza o de cuidados.

Sin embargo existe otro factor que también influye de forma significativa en este elevado porcentaje: la organización del tiempo y el justo balance entre el trabajo y la vida privada.

Brecha salarial en EU 2014Brecha salarial de género en los estados miembro de la Unión Europea

Las mujeres siguen experimentado grandes dificultades para mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida privada debido a que las responsabilidades domésticas no se reparten de forma equitativa: las tareas del cuidado de las personas dependientes del núcleo familiar –ya sean criaturas o mayores- recaen la gran mayoría de veces sobre las mujeres.

Esto obliga a muchas de ellas a tener que aceptar trabajos a tiempo parcial o abandonar sus puestos completamente, lo que tiene un impacto muy negativo en su desarrollo profesional y en su capacidad de generar ingresos.

La lucha por materializar la igualdad de género debe surgir de un pacto social a todos los niveles.

En este sentido, la negociación colectiva tiene que buscar fórmulas que permitan desdibujar el binomio tiempo-salario, el cual perpetúa la idea de que a más tiempo trabajado más salario, haciendo que la disponibilidad, las retribuciones variables, pluses, etc… acaben impactando de forma directa en la brecha salarial.

La organización del tiempo: imposible sin corresponsabilidad

Las barreras que tiene que superar el colectivo femenino han sido impuestas por la sociedad, por lo que la lucha por materializar la igualdad de género debe surgir de un pacto social que implique a todo el mundo a todos los niveles. Debemos tomar conciencia de que es un problema que afecta a toda la población, aunque sean las mujeres quienes sufren esta discriminación.

Cada individuo/a debe asumir su parte de responsabilidad y actuar en consecuencia tanto en el entorno familiar, como social y laboral.

En este último ámbito, el laboral, resulta indispensable erradicar la idea que todavía se mantiene en la mente de algunos/as empresarios/as y profesionales de que la contratación de mujeres no resulta una buena inversión, debido a que supuestamente no pueden garantizar esa falsa disponibilidad absoluta que los hombres tienen en el imaginario colectivo.

La igualdad en el ámbito laboral no solo empieza con un trabajo en iguales condiciones, un igual salario por un mismo empleo, etc., además tiene un papel fundamental la justa organización del tiempo, para la cual la corresponsabilidad resulta primoridial.

¿Quieres que tu empresa sea un referente en materia de igualdad laboral? ¡Te ayudamos!

Consulta nuestros servicios en igualdad

Si te ha gustado, ¡comparte esta entrada!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!