Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

¿Nos hacemos un escape room virtual en la empresa?

Begoña Colorado
Por Begoña Colorado el miércoles 4 de noviembre de 2020
Pedagoga experta en e-learning.

El esfuerzo que debemos realizar las empresas dedicadas a diseñar y poner en marcha soluciones formativas para que estas consigan motivar al alumnado es creciente, debido a los tiempos de cambio que estamos viviendo, a las cada vez mayores posibilidades tecnológicas y también a la elevada competencia.

Por este motivo, el planteamiento de los cursos e-learning a medida que desarrollamos en Criteria se basa, generalmente, en transmitir información concreta de una forma sintética, impactante y visual, de manera que el alumnado pueda entender y asimilar el contenido y retener las ideas clave de forma rápida y efectiva, buscando siempre una fácil navegación desde cualquier dispositivo, ya sea móvil, tablet u ordenador.

¿Pero qué pasa si a estos cursos incorporamos elementos de gamificación que ayuden al alumnado a pasar un rato divertido? ¿Y si ese juego obliga al auditorio a conectar los conocimientos que está adquiriendo para seguir avanzando? ¿Y si los enigmas del curso se plantean como candados que debemos abrir, códigos ocultos que debemos descubrir o piezas de rompecabezas que debemos unir? ¿Y si las pistas que vamos recibiendo son los propios contenidos que debemos interiorizar?

Entonces la solución formativa se ha convertido en un curso e-learning con metodología escape room para empresas, y esta es una gran forma de alcanzar los objetivos de aprendizaje que perseguimos.

 

 

Elementos imprescindibles de un escape room virtual para empresas

Vamos a reflexionar sobre los elementos imprescindibles de un curso basado en esta metodología, sin perder de vista el objetivo de cualquier curso: que el alumnado aprenda y, en este caso, que el alumnado aprenda jugando.

  • Contenido de calidad. Los cimientos de un curso e-learning, sea cual sea su metodología o la metáfora que lo sostiene, debe ser un contenido de calidad, desarrollado por una persona experta en la materia, conocedora del contexto de la empresa y el alumnado para quien se está diseñando la experiencia de aprendizaje.
  • Proceso de diseño instruccional. El contenido en bruto que ha desarrollado la persona experta debe ser modelado pedagógicamente para adaptarse al entorno e-learning, pero sin perder su sentido educativo. Para ello, la persona que realiza el diseño instruccional construye un guion en base al cual se producirá el producto.
  • Diseño del guion del juego. El esqueleto del juego debe ser sencillo, intuitivo, divertido y motivador. El gran reto del equipo de diseño instruccional es encajar el contenido con las normas del juego, que deberán mostrarse al alumnado de un modo muy claro y dinámico. Además, el objetivo es aprender jugando, por lo que las pistas y mensajes que nos permiten avanzar deben basarse en contenidos fáciles de interiorizar, significativos para el alumnado y motivadores, para garantizar la continuidad del aprendizaje.
  • Recursos del curso. Al igual que en cualquier curso e-learning, disponemos de una variedad casi infinita de recursos que podemos integrar. Vamos a destacar los que consideramos más relevantes para garantizar el éxito de la experiencia:
    • Casos prácticos para dar realismo a los temas (pueden ser animaciones, ilustraciones estáticas, viñetas de cómic o vídeos reales).
    • Training clips: píldoras de contenido cortas, con un actor o una actriz “formador/a”, con imágenes y conceptos clave que acompañen al texto locutado y refuercen su sentido formativo.
    • Imágenes e ideas fuerza en las pantallas de contenido (que aparezcan de forma animada).
    • Tablas, infografías, esquemas… Todos elementos animados e interactivos para facilitar la retención de contenido de forma visual.
    • Voz en off para presentar y dar fuerza a las ideas.
    • Importantes, Saber más, Biblioteca, Glosario...
    • Ejercicios prácticos auto correctivos a lo largo del contenido.
    • Ideas clave, Mapas conceptuales, Resúmenes... Al terminar cada tema a modo de recordatorio.
    • Test finales de autoevaluación: para recoger de forma cuantitativa un dato que indique si se han retenido los conceptos fundamentales.
    • Y hemos dejado para el final el recurso que en los últimos tiempos se está convirtiendo en un imprescindible: el vídeo.
  • Interacción del alumnado. Generar competición individual para conseguir el reto de llegar al final del juego, o entre las personas que participan en el juego, suele ser un éxito seguro. Sea dentro del propio curso o fuera en la Plataforma LMS que lo integre.

El camino que seguirá la producción a medida de cursos e-learning se está construyendo en este momento y los escape room online para empresas son un nuevo paso adelante. Así vamos dando forma a esta gran autovía, planteándonos retos con cada una de nuestras empresas cliente, salvando obstáculos diferentes con cada proyecto… ¿Quizá todo sea un juego? ¿Estamos también en un escape room? The game is not over. ¡Sigamos jugando!

Cómo escoger una plataformas para tu formación corporativa online

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
   

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!