Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Learning analytics para la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje

Sara González
Por Sara González el martes 10 de julio de 2018
Docente en informática y diseñadora web. Técnica de teleformación experta en Moodle.

La llegada de la formación en modalidad on-line supuso en su momento toda una revolución para el mundo educativo y, gracias a los avances tecnológicos, esta herramienta no deja de mejorar y de ofrecernos cada vez más y mejores posibilidades para el aprendizaje.

Esta evolución nos ha permitido pasar de los monótonos y aburridos textos en pantalla a los cursos multimedia que integran animaciones, locuciones, vídeos, etc., aplicar nuevas metodologías como la gamificación, que ayuda a mejorar la motivación e implicación en el proceso formativo, y aglutinar todo el contenido en una plataforma de aprendizaje como Moodle.

Pero estas mejoras no se han limitado a la forma de aprender o de mostrar el contenido; entre los bastidores de la formación on-line se genera una ingente cantidad de datos procedentes de clics de ratón, procesos de navegación e interacciones entre personas y dispositivos diferentes, que almacenados y con un tratamiento sistematizado pueden ser analizados; de eso se trata el learning analytics, juntar los datos con la pedagogía con el objetivo de sacar conclusiones prácticas para poder tomar decisiones más acertadas en cuanto al aprendizaje.

En conjunto con la aplicación de procesos de modelado predictivo, la minería de datos, el análisis de redes sociales y el aprendizaje automático sobre el conjunto de los datos recopilados, los resultados que se pueden extraer de este proceso de business intelligence repercuten de manera positiva tanto sobre la empresa como sobre el alumnado, por eso cada vez más organizaciones aplican los hallazgos derivados del learning analytics para redefinir la formación de su plantilla.

Algunos de los aspectos en los que puede incidir:

  • Ayuda a predecir el desempeño
    El learning analytics realiza un seguimiento más real y ajustado del desempeño y permite controlar la curva de aprendizaje. Esto puede ayudar a determinar si una persona que está inmersa en un curso, según su trayectoria, lo finalizará de forma positiva o no, permitiendo a las personas encargadas de tutorizarla anticiparse para ofrecerle más apoyo y conseguir mejores resultados.
  • Identifica áreas de mejora
    Las bajos resultados de un curso, un módulo o una serie de ejercicios, pueden ayudar a identificar la carencia de cierta habilidad o conocimiento de una persona o grupo de personas, lo que va a permitir tomar medidas y establecer nuevas acciones para mejorar esas competencias en la plantilla.
  • Aprendizaje adaptativo
    El análisis de datos facilita el ajuste de los programas formativos a las necesidades particulares de cada empleado/a mostrando diferente contenido en función de su necesidad de aprendizaje. Por ejemplo, si el sistema detecta que una persona está tardando demasiado en finalizar un módulo le puede proporcionar recursos adicionales de apoyo, como enlaces o vídeos, que le ayuden a comprender el contenido explicado desde otra perspectiva, o si ya conoce unos temas, no avanza por ellos y se le muestra el contenido acorde a la formación que necesita adquirir.
  • Reduce el ratio de abandonos
    Si un/a alumno/a no sigue correctamente un curso -ya sea porque no está del todo bien diseñado o porque tiene dificultades para comprender el contenido- y no se detecta perderá la motivación y abandonará. El learning analytics permite detectar estos problemas para remediarlos y conseguir que más personas finalicen su formación.
  • Ayuda a mejorar la calidad de los cursos
    Los datos pueden mostrar que llegado a cierto punto de un curso al alumnado le cuesta avanzar. Si esto se detecta puede ser corregido y tenido en cuenta para el desarrollo de futuras acciones formativas, lo que llevará a cursos de más calidad.
  • Mejora la eficiencia de los recursos
    Con el poder de detectar aquellos puntos positivos y críticos de los cursos on-line se pueden reasignar los recursos hacia aquellos contenidos que realmente ayudan al alumnado y marcan la diferencia a la hora de conseguir sus objetivos, así como visibilizar aquellos más utilizados.
  • Evalúa la participación social
    El llamado Social Learning Analytics permite analizar los datos de las interacciones sociales que se producen entre el estudiantado y evaluar la implicación, influencia y nivel comunicativo de cada participante, así como la afinidad entre personas y grupos.

Actualmente, la gran mayoría de organizaciones ya utiliza el concepto del análisis de datos en mayor o menor medida en otras áreas de la empresa, como en marketing o finanzas, pero la integración de estas tecnologías en la formación abrirá nuevas puertas para redefinir y optimizar los procesos formativos y la mejora de la plantilla.

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!