Las razones de las empresas para apostar por los serious games

Publicado por Begoña Colorado el jueves 30 de noviembre de 2017
Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Imagina que en tu empresa organizas una formación en la que la plantilla tiene que estar sentada en el mismo sitio durante 2 horas frente a un Powerpoint repleto de conceptos y definiciones. Lo más probable es que a los 10 minutos la mayoría de personas haya desconectado y se haya puesto a jugar con su móvil, dibujar filigranas en un papel o pensar en la compra de regalos de navidad, y que al final de la sesión no recuerde prácticamente nada, por lo que todo habrá sido una pérdida de tiempo y de recursos.

Ahora imagina que pones a estas personas delante de un juego -especialmente diseñado para transmitir un aprendizaje- y les dices que se diviertan. ¿Qué crees que pasará?

Si la plantilla se divierte mientras se forma estará mucho más predispuesta a recordar los conceptos trabajados y a aplicarlos en su puesto de trabajo, lo que mejorará su productividad. El aprendizaje basado en juegos ayuda a las personas a absorber temas complejos de forma más rápida y sencilla.

A continuación te dejamos seis motivos por los cuales las empresas están apostando cada vez más por incorporar los serious games a su metodología formativa:

 

Mejoran la atracción y atención

Mantener al alumnado involucrado en el aprendizaje puede resultar complicado si no se les ofrece algo interesante. La interactividad y los mecanismos que incorporan los serious games ayudan a mantener enganchadas a las personas estudiantes.

Favorecen la aplicación práctica

El aprendizaje basado en juegos implica "aprender haciendo". El entorno interactivo permite tener un rol activo y tomar decisiones, lo que hace al alumnado tomar conciencia y responsabilidad sobre su éxito o fracaso, integrando qué acciones les han llevado a un resultado u otro.

Ofrecen feedback instantáneo

Los serious games permiten que el alumnado reciba un feedback inmediato según las acciones que lleve a cabo. Así, si va por buen camino puede ser premiado con medallas o puntos; si por el contrario realiza un movimiento incorrecto se interrumpe su avance, lo que le permite conocer al momento qué ha hecho mal y corregirlo, previniendo que se adquieran malos hábitos.

Son medibles

Los serious games proporcionan una serie de métricas que pueden ayudar a optimizar y ajustar la estrategia formativa corporativa en consecuencia. En cada etapa se toman multitud de decisiones, que pueden ser capturadas y estudiadas y dicen mucho de la forma de pensar de cada persona.

Fomentan la colaboración

Las personas que aprenden mediante el juego generalmente lo hacen en un entorno colaborativo en el que pueden trabajar conjuntamente para conseguir un objetivo común. Incluso si las tareas son individuales, el alumnado compite con el resto para estar por delante en el ranking general. Fomentando la cooperación mediante el juego la plantilla se siente parte del equipo y se involucra más.

Proporcionan un entorno seguro

Los serious game facilitan un entorno virtual controlado en el qual el alumnado puede experimentar situaciones demasiado costosas, arriesgadas o éticamente inaceptables en la vida real. Esto es especialmente relevante en aquellos trabajos en los cuales un error podría provocar daños irreparables. De esta manera, las personas estudiantes pueden practicar, equivocarse y aprender sin ningún riesgo, sintiéndose más seguras en su puesto de trabajo.

Incentivan la resolución de problemas

Generalmente los serious games incluyen algún obstáculo o reto que el alumnado tiene que superar y que está relacionado con algún evento de la realidad. Como resultado, estas personas mejoran su habilidad de ver las cosas desde otro punto de vista y desarrollan su pensamiento lateral, impulsando su habilidad de resolución de problemas.

Simplifican tareas complejas

Las tareas que involucran numerosos pasos son difíciles de abordar. Los serious games permiten al alumnado dividir estas tareas en fases que pueden explorar a su propio ritmo hasta adquirir las habilidades y conocimientos necesarios  para pasar al siguiente nivel, e ir de esta forma progresando a través del juego.

 

El aprendizaje basado en juegos es una vía muy útil para la formación corporativa siempre y cuando esté diseñado por profesionales que tendrán en cuenta las necesidades de la organización y establecerán los criterios técnicos y sociales. Por tanto, no existen soluciones universales y para conseguir el resultado óptimo y deseado cada proyecto debe hacerse a medida.

Si necesitas ayuda con la formación de tu plantilla ¡escríbenos!

Contacta con Criteria

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!