Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

La teleformación, vía de escape de la cuarentena

Ángela Ibarra
Por Ángela Ibarra el jueves 2 de abril de 2020

Desde que el pasado 14 de marzo entró en vigor el Real Decreto 463/2020,  por el que se declaraba el estado de alarma en España, son muchas las ideas, sugerencias, proposiciones y soluciones que han ido surgiendo para hacer un poco más ameno el tiempo que vamos a pasar en nuestros hogares. #quédateencasa

Ya desde la aprobación de la Ley 30/2015 que regula la Formación Programada para las empresas, y con la implementación de las tecnologías de la información y comunicación en las empresas y en nuestras casas, hemos visto un importante incremento de la actividad formativa en esta modalidad. Sin duda, en este momento, las posibilidades que ofrece la Teleformación dan respuesta a las necesidades formativas de las empresas para continuar con la formación de las personas empleadas, sigan en actividad o incluso, si han sido incluidas en los ERTES que estos días se comunican a la Administración. Es importante saber que las personas incluidas en los ERTES pueden seguir participando en formación en modalidad de Teleformación bonificada a través de FUNDAE.

Desde Criteria, queremos apoyar y fomentar el uso de esta modalidad formativa, que nos ayudará a que sea más llevadero el confinamiento y nos permitirá seguir formándonos, aprovechando al máximo estos días.  

Los cursos en modalidad de Teleformación pueden ser bonificados en FUNDAE (dentro de la Formación Programada por las Empresas), siempre y cuando cumplan ciertos requisitos de duración (duración mínima de 2 horas), organización (máximo 80 personas por grupo), e interactividad, y estén integrados en un campus virtual (plataforma de Teleformación), que también deberá cubrir las exigencias de la normativa.

Algunas de las exigencias de la normativa son las siguientes:

  • Interactividad: el campus virtual debe permitir interacción y seguimiento, la mera puesta a disposición de contenidos no es suficiente. Los contenidos deben ser interactivos y deben permitir un seguimiento detallado de los movimientos del alumnado en el curso.
  • Conexión: las fechas de primera y última conexión deben estar dentro de la franja comunicada en FUNDAE.
  • Trazabilidad: el alumnado debe realizar el itinerario formativo dentro de las fechas establecidas, llegando a completar un mínimo de un 75% del contenido.
  • Controles de aprendizaje: el curso debe contener evaluaciones que permitan medir los conocimientos del alumnado, siendo necesario realizar un mínimo del 75% de dichos controles.
  • Asistencia tutorial: el campus virtual debe contener herramientas que permitan la interacción entre tut@r y alumnado, y es obligatorio disponer de registro en el campus de dichas interacciones. Las personas tutor@s expert@s deben cubrir también ciertas exigencias de capacitación y experiencia.
  • Herramientas imprescindibles: Foro, Chat, otras herramientas de comunicación como eMail, mensajería, etc.
  • Cuestionario de evaluación: el cuestionario de evaluación/satisfacción (según el Modelo normalizado de FUNDAE) deberá estar disponible para que el alumnado pueda contestar.

Por último, recordar las interesantes ventajas de la teleformación, entre ellas:

  • Sin horario: el alumnado marca su horario, la duración de las sesiones de estudio, y el refuerzo necesario para asimilar los contenidos.
  • Total disponibilidad: desde cualquier ubicación con acceso a internet, 24 x 7.
    Aprendizaje individualizado
    Disponibilidad de realizar la formación desde cualquier dispositivo: ordenador, tablet o móvil...

    Mejora la satisfacción dentro de tus equipos ofreciendo desarrollo profesional 100% bonificable, nos encargamos de gestionarlo por ti.  
    ¿Quieres saber más sobre nuestros cursos? ¡Te ayudamos!

Solicita información

 

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
   

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!