Formación Programada por las Empresas, ventaja para el crecimiento empresarial

Publicado por Ángela Ibarra el martes 25 de octubre de 2016
Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Las organizaciones y las personas que trabajan en ellas son cada vez más conscientes de que el capital humano es fundamental para lograr profesionales competentes que puedan desarrollar una buena trayectoria de trabajo, algo imprescindible para el éxito de una empresa.

Este tipo de formación financiada por la empresa nace con el objetivo de mejorar la productividad, competencias y reciclaje continuo de los conocimientos de las personas trabajadoras, convirtiéndolo  así en un pilar sobre el que se fundamenta cualquier empresa.

La formación programada es la que ofrecen las empresas a su plantilla sin coste alguno para los/las trabajadores/as, pues éste lo asume íntegramente la empresa. Las personas desempleadas, autónomas o trabajadoras de la Administración Pública no pueden beneficiarse de este tipo de formación, de acuerdo con la normativa vigente.  

El crédito de formación que pueden destinar las empresas a este tipo de acciones formativas depende de la plantilla media de la empresa y del importe que la misma haya cotizado en concepto de Formación Profesional durante el año anterior.

Si la empresa no hace uso del crédito bonificado durante el año natural, se pierde.

Cualquier empresa que cotice por su plantilla a la Seguridad Social en este concepto tiene derecho a una cuota para financiar sus acciones formativas. Esta cuota será otorgada siempre y cuando el/la trabajador/a finalice el curso en, como mínimo, un 75% de su duración.

Si la empresa no hace uso de esta cantidad durante el año natural, el crédito se pierde, no siendo acumulable al ejercicio del año siguiente.

En este tipo de formación es la empresa la que decide las actividades formativas a realizar, aunque la plantilla puede solicitar formación de su interés, siempre y cuando esté relacionada con la actividad objeto de la empresa.

La formación programada puede impartirse bajo tres modalidades:

  • Presencial, con un máximo de 25 personas participantes por aula.
  • On line (teleformación), con un máximo de 80 personas participantes.
  • O mixta (parte presencial y parte teleformación).

Su gestión se imparte bajo tres modelos de actuación:

  • La empresa organiza la formación con sus propios medios.
  • La empresa contrata a otra empresa externa para impartir y organizar la formación.
  • O bien, la empresa contrata a otra empresa externa y ésta solamente organiza esa formación.

Os animamos a que os sumerjáis en el mundo de la formación programada y aprovechéis vuestro crédito bonificable disponible, sin duda se trata de una ventaja para el aprendizaje personal de los/las trabajadores/as y para la competitividad de las empresas.

¿Quieres aprovechar tu crédito? ¡Te ayudamos!

Contacta con Criteria

Si te ha gustado, ¡comparte esta entrada!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!