¿Es necesario regular el derecho a la desconexión digital?

Publicado por Mónica Sánchez el miércoles 6 de septiembre de 2017
Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos
Para la gran mayoría de personas trabajadoras ya ha pasado el periodo vacacional (cómo envidiamos a aquellos/as rezagados/as que las acaban de empezar...) y ha llegado el momento de volver a la rutina, a los atascos, a las aglomeraciones en el transporte público y a correr de un lado para otro, todo ello después de haber disfrutado de unos días de descanso en los que nos olvidamos completamente del trabajo. ¿O no?

Debido a las nuevas tecnologías (e-mail, teléfonos móviles, la nube...) estamos cada vez más disponibles y nos resulta más difícil desconectar del trabajo. Según un estudio de la empresa de investigación de mercados IPSOS, desde 2009 el número de personas que consultan mensajes del trabajo en su teléfono móvil durante las vacaciones se ha incrementado en prácticamente todos los países estudiados, siendo España uno en los que este hecho ha tenido mayor crecimiento, situándose en un 42% de las personas consultadas.

Otro estudio reciente de la Comunidad Laboral Trabajando.com – Universia arroja datos que apuntan en el mismo sentido y establece que un 31% de las personas encuestadas no logra desconectar durante sus vacaciones y un 30% lo hace a medias. Los principales motivos que se alegan son el exceso de responsabilidades y cierta adicción al trabajo.

Pero esto no solo sucede durante el periodo vacacional, el resto del año nos vemos sometidos/as a los mismo hábitos cuando finalizamos la jornada y durante los fines de semana.

Por este motivo, cada vez más países están debatiendo sobre el derecho a la desconexión digital de los/as trabajadores/as y se están planteando introducir medidas destinadas a garantizar este derecho. Francia parece el país que ha tomado la delantera en este sentido y desde el 1 de enero de este año disfruta de un marco legal que obliga a las compañías de más de 50 personas trabajadoras a negociar acuerdos sobre este tema, siendo la primera ley de estas características en Europa. Aunque este reconocimiento supone un gran avance, no establece obligaciones ni sanciones para las empresas.

Sin embargo, no solo es cuestión de legislación. Algunas grandes corporaciones han empezado a adoptar medidas en este sentido, conscientes de que la falta de descanso de su personal supone una disminución del rendimiento y la productividad y que supone un riesgo psicosocial que puede derivar en agotamiento y enfermedades relacionadas con el estrés. Así, el fabricante alemán Daimler (Mercedes-Benz, Smart...) permite a sus trabajadores/as acogerse a un sistema que elimina los correos electrónicos que reciben mientras están de vacaciones; los/as remitentes reciben un mensaje informando de este hecho y de que pueden dirigirse a otras personas de referencia o volver a enviar el correo cuando el/la trabajador/a se haya reincorporado a su puesto. Ya en 2011, otro gran fabricante automovilístico alemán, Volkswagen, programó sus servidores de correo electrónico para que dejaran de enviar mensajes a los smartphones de sus empleados/as fuera del horario laboral.

En España ha sido Axa la empresa pionera en reconocer en su nuevo convenio colectivo -firmado el pasado 20 de julio y vigente hasta 2020- el derecho de sus empleados/as a no coger el teléfono ni responder e-mails fuera del horario laboral "salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales". Desde el Ministerio de Empleo han admitido que es prácticamente imposible que la desconexión digital su concreción tenga forma de una reforma legal, aunque es uno de los temas incluidos en las mesas de negociación del Pacto por la Conciliación.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser un problema y es que para algunas voces expertas no existe la necesidad de legislar específicamente respecto a la desconexión digital, puesto que su derecho puede derivarse de la legislación existente, que ya regula tanto la duración máxima de la jornada, los descansos mínimos obligatorios y las horas extraordinarias.

Sea como sea, mientras las Administraciones deciden cómo desarrollar y consolidar este derecho y las empresas toman conciencia de la importancia y el beneficio de establecer medidas destinadas a proteger su plantilla, los/as trabajadores/as debemos aprender a poner punto final a la jornada laboral e interiorizar que si estamos fuera de nuestro horario no tenemos por qué estar operativos/as ni contestar mensajes o llamadas, aunque el teléfono o el ordenador nos lo haya proporcionado la empresa, sea cual sea nuestro sector o nivel de responsabilidad, puesto que la necesidad de descanso es igual para todos/as.

¿Consigues desconectar completamente del trabajo fuera de tu jornada laboral y durante tus vacaciones? ¿Se plantea tu empresa introducir medidas para garantizar el descanso de la plantilla? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!