Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

La empresa, fundamental en la prevención del cáncer

Begoña López Aylagas
Por Begoña López Aylagas el jueves 9 de agosto de 2018
Médico especialista en Medicina del Trabajo. Perito Médico. Colaboradora de salutiempresa.cat

Seguramente tú, igual que yo, conoces a alguna persona cercana que ha sufrido cáncer. No es difícil, ya que según estimaciones oficiales una de cada cuatro mujeres y uno de cada tres hombres desarrollará esta enfermedad en España. La dolencia, que consiste básicamente en el crecimiento incontrolado de algunas células de nuestro cuerpo, representa la segunda causa de mortalidad en Europa, por detrás de las enfermedades cardiovasculares.

Cualquiera puede padecer un cáncer aunque, debido a factores medioambientales y a según qué hábitos, el riesgo puede ser mayor en algunas personas, y pese a que se suele diagnosticar a una edad madura, los cambios celulares que lo provocan empiezan mucho antes, por lo que la protección es importante a cualquier edad.

En este sentido, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha desarrollado el Código Europeo Contra el Cáncer, un documento con una serie de recomendaciones que podemos aplicar para reducir los factores de riesgo:

  • Evitar el tabaco.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Realizar actividad física a diario.
  • Comer de forma saludable.
  • Evitar las bebidas alcohólicas.
  • Evitar la exposición excesiva al sol y a los rayos UVA.
  • Cumplir la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.
  • Averiguar si se está expuesto/a a la radiación procedente de altos niveles naturales de radón en el domicilio.
  • Vacunar a los/as hijos/as de la hepatitis B y el virus del papiloma humano (VPH) (las niñas).
  • Participar en programas organizados de cribado del cáncer.
  • Para las mujeres: limitar el tratamiento con terapia hormonal sustitutiva y utilizar la lactancia materna en la medida de lo posible.

Así como un cambio de hábitos reduce el riesgo de desarrollar un cáncer, la detección precoz de esta enfermedad eleva enormemente las opciones de que su tratamiento sea exitoso, por este motivo es importante conocer algunos de los síntomas específicos que pueden alertarnos:

  • Pérdida de peso inexplicable de 5 Kg. o más.
  • Fiebre sin foco aparente.
  • Cansancio y agotamiento que no mejora con el descanso.
  • Cambios en la piel: oscurecimiento, coloración amarillenta (ictericia), enrojecimiento, crecimiento de vello excesivo o lunares que cambian de tamaño y color.
  • Cambios en el hábito del ritmo intestinal: estreñimiento, diarreas, heces con cambio de color (negras).
  • Heridas que no cicatrizan: llagas en la boca, pene o vagina que no curan pasadas cuatro semanas.
  • Sangrado: toser sangre, sangre en heces, sangrados vaginales anormales, sangrados en orina o secreciones de los pezones.
  • Endurecimiento o detectar una masa en cualquier parte del cuerpo.
  • Indigestión o dificultad para tragar de manera prolongada en el tiempo.
  • Tos persistente o ronquera durante más de tres semanas.

En caso de tener alguno de estos síntomas no hay que perder la cabeza, ya que puede tratarse de otra clase de dolencia mucho menos lesiva, pero conviene acudir a un/a especialista en salud para que pueda determinar de qué se trata e iniciar el tratamiento correcto.

La empresa como parte activa fundamental en la prevención

Pasamos gran parte del día a día desarrollando nuestras funciones en el puesto de trabajo, por lo que el rumbo que tome la empresa en materia de salud laboral incidirá de forma notable en nuestro bienestar.

La promoción de hábitos saludables tiene un impacto muy positivo en el entorno y debería ser un un objetivo para todas las organizaciones, tanto por la parte de responsabilidad que tienen como columna vertebral de la sociedad como por los beneficios que comporta, ya que los costes derivados de enfermedades y bajas merman su productividad y competitividad.

Las empresas deben cuidar que sus plantillas se encuentren seguras y generar salud a través del apoyo y la promoción de programas relacionados con la actividad física, la alimentación saludable, la prevención de adicciones, etc. Además , de realizar una importante contribución social y repercutir en su cuenta de resultados, este tipo de acciones también sirven para mejorar la imagen y dar prestigio a la organización.

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!