Tiempo de lectura aproximado: 1 minuto

El escenario físico en la comunicación

Helena López-Casares
Por Helena López-Casares el jueves 5 de abril de 2018
Doctora en Neurociencia Cognitiva de las Organizaciones. Colaboradora habitual de Criteria

En el proceso de comunicación son muchos los factores que intervienen y determinan el resultado final de la interacción. Un buen comunicador los tiene en cuenta y diseña su estrategia en función de ellos. Los contextos, es decir, el medio en el que ocurre el intercambio, conforman una de las partes más interesantes a analizar en el proceso de comunicación. Vamos a detenernos en un contexto o escenario que influye en nuestro estado emocional porque afecta directamente a nuestras sensaciones, condicionado nuestras respuestas en cierta medida. El contexto que vamos a analizar es el físico.

Por contexto físico entendemos los factores que se engloban en el primer nivel de percepción de los interlocutores o, lo que es lo mismo, los elementos que entran dentro del anillo del primer contacto consciente. Estos elementos engloban variables como el lugar en el que se desarrolla la comunicación, la distancia que hay entre los participantes y su ubicación en el espacio, los elementos físicos que se advierten en el lugar y su disposición, tales como la iluminación, los colores, la temperatura ambiente, la amplitud, la colocación de los muebles y demás objetos, la proporcionalidad y simetría de los elementos, el orden, los olores advertidos, los sonidos y otros factores que pueden hacer que nos sintamos cómodos o incómodos. El contexto físico produce una atmósfera que nos predispone para la aceptación del mensaje y del emisor o para su rechazo más absoluto.

  • ¿Cuidas el escenario físico en la comunicación?
  • ¿Hasta qué punto preparas el espacio y sus elementos cuando vas a tener una conversación o reunión?
  • ¿Cómo puedes tener en cuenta este contexto a partir de ahora?
  • ¿Qué cambios podrían producirse en tu comunicación?
  • Recrea una situación en la que el contexto físico actuara a tu favor y otra en tu contra. Compáralas y saca tus conclusiones con respecto a cómo influyeron en el resultado final de la interacción.

Reflexiona sobre este punto tan relevante en la comunicación y a partir de ahora cuídalo. La diferencia en los resultados se halla en los detalles.

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!