Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Digitalización de la formación en pandemia y post-pandemia

Oscar Guila
Por Oscar Guila el viernes 20 de noviembre de 2020
Business Development Manager de Criteria.

En este artículo voy a explicarte cómo, desde mi punto de vista, la pandemia nos ha empujado a un incremento sin precedentes de la digitalización de la formación y cómo esta nueva situación está creando a su vez un nuevo paradigma de aprendizaje que, sin duda, va a ser la tendencia dominante en los próximos años.

Para ello, lo primero es contarte que la base de nuestro paradigma formativo empresarial es la presencialidad, ya que la mayoría de las generaciones que ahora estamos en el mercado de trabajo hemos sido formadas durante años mediante un modelo de aprendizaje basado en esta modalidad.

Es lógico, entonces, que sigamos pensando, de forma inconsciente, que para aprender es necesario acudir a un sitio físico y digamos aquello de que “como el cara a cara no hay nada”. Sin embargo, tras más de 15 años moviéndome en al ámbito de la formación he podido vivir diferentes paradigmas que han producido cambios importantes en la manera en la que nos formamos y aprendemos que me han hecho replantearme la necesidad de esa presencialidad.

Uno de los más importantes fue la llegada de la formación a distancia y, sobre todo, unos años después, del e-learning y los contenidos on-line, metodologías gracias a las cuales vimos cómo, en lugar de asistir a un aula, podíamos formarnos desde casa y en cualquier momento, con contenidos muchas veces hechos a nuestra medida.

Pero después de más de 10 años desde la aparición del e-learning en España, en el informe de FUNDAE de 2019, aún nos encontrábamos con que la formación empresarial corporativa presencial (76,2%) suponía más del triple que la formación e-learning (22,8%). De hecho, la formación presencial crecía en 2019 respecto a 2018…

Unos datos que no reflejan para nada un escenario donde ya existen herramientas digitales al alcance de la gran mayoría de la población, ¿no crees?

Y justo estábamos discutiendo sobre si la digitalización era clave para el futuro de la formación o no cuando ¡BOOM!, estalla la pandemia y nos encontramos con lo que yo llamo la “digitalización forzada”.

Todo lo que hacíamos antes en persona lo empezamos a hacer mediante herramientas digitales: trabajar, formarnos, reunirnos, incluso encontrarnos con nuestros seres querido. Y empezamos a ver como, incluso las universidades y escuelas, empezaron a digitalizar sus asignaturas o a impartirlas on-line, para que el estudiantado pudiera seguir formándose durante esta pandemia.

Está claro que en cuanto podamos volver a achuchar a nuestros seres queridos, no hay punto de comparación entre hacerlo en persona o digitalmente, pero en lo que respecta al trabajo y, especialmente, a la formación estoy seguro de que la digitalización ha venido para quedarse muchos años, ya que se ha creado el escenario óptimo para que el e-learning supere a la formación presencial.

De hecho, los datos de 2020 ya muestran como el e-learning supera con creces la formación presencial. Por ejemplo, en Criteria, en lo que llevamos de año hemos impartido entre nuestros clientes corporativos un 9,5% de formación presencial contra un 90,5% de e-learning. El dato es demoledor, pero claro, estamos en plena pandemia.

La cuestión es qué pasará cuando termine la pandemia y podamos volver a una cierta normalidad, sea cuando sea (espero que sea pronto). En mi opinión, el uso de las herramientas digitales habrá demostrado con creces su eficacia y se habrá extendido la madurez digital, tanto que ya no resultará lógico volver a lo de antes.

Por eso mi propuesta es que escojas la opción de recoger los aprendizajes y cambios de paradigma que nos ha dejado la situación actual y que te sumes a la digitalización de la formación.

 

Nueva llamada a la acción

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
   

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!