Design thinking explicado de forma breve y sencilla

Publicado por José Luis García el viernes 24 de noviembre de 2017
Tiempo de lectura aproximado: 1 minuto

En los últimos tiempos se habla y se escucha, principalmente en los departamentos de innovación y desarrollo, sobre una metodología especial, eficaz, muy potente, ágil y efectiva para aportar soluciones, y que acabará siendo una verdadera revolución, el Design Thinking. ¿Quieres conocer más sobre este método?

La traducción exacta de Design Thinking es "pensamiento de diseño", y su definición y método se ajusta a esta filosofía.

Podríamos decir, muy esquemáticamente, que Design Thinking consiste en:

  • Identificar el problema.
  • Explorar el problema con quien solicita y necesita darle solución, empatizar con el usuario.
  • Construir lo deseado, es decir, prototipar dicha solución.
  • Testear, probarla tantas veces sea necesario, ensayo-error, para que comprobar si funciona o no.

En cada una de estas fases es importante crear un grupo multidisciplinar de trabajo, donde todas las personas miembro aporten ideas diferentes y creativas, con un mínimo de tres o cuatro personas, usando diferentes técnicas acordes a cada fase. Todas estas ideas deben ser plasmadas de la forma más visual posible, y cuantas más ideas afloren mejor, ya que las primeras no suelen ser, normalmente, las más innovadoras o acertadas.

Es fundamental en todo el proceso la empatía, ponerse en el lugar de la persona usuaria para tener muy clara la situación de partida, e intentar sentir en primera persona la necesidad del proyecto; solo así se logrará diferenciar si la solución aportada cumple con las expectativas o no.

Para ello se crearán diferentes prototipos que se irán probando, descartando y mejorando, con la intención de llegar a la meta deseada.

El objeto final es alcanzar la solución de una forma segura y rápida, ya que todo lo que se ha ido realizando se ha ido probando, lo que garantiza el éxito del proyecto con todos los factores asociados que conlleva, entre otros un importante ahorro en costes.

Todo esto convierte el Design Thinking en una herramienta muy potente para la búsqueda, identificación y desarrollo de proyectos, productos y soluciones a medida, innovadoras y con múltiples ventajas en diferentes aspectos y entornos.

¿Te animas a usarlo?

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!