Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

Chief Happiness Officer (CHO), responsable de la felicidad en el trabajo

Oscar Guila
Por Oscar Guila el martes 9 de octubre de 2018
Business Development Manager de Criteria.

Parece que poco a poco van desapareciendo de las empresas aquellos perfiles excesivamente duros, casi tiránicos, que mantenían un férreo control de la plantilla y aplicaban la mano dura ante cualquier situación que se desviara, por poco que fuera, de sus estrictas normas y previsiones.

Está comprobado que construir una cultura emocional positiva en el ámbito laboral se traduce en un mejor desempeño de los equipos de trabajo y, por tanto, hace que la empresa tenga mejores resultados, así que la inversión en felicidad es un win-win entre organización y plantilla.

Por este motivo, igual que se hace con las finanzas, las TIC, el marketing, los recursos humanos y cualquier otra área vital de la estructura, algunas empresas están empezando a crear un puesto específico para llevar esta batuta, llamado Chief Happiness Officer (CHO) -o Happiness Consultant, Happiness Manager, Director/a de Felicidad, Especialista en Felicidad.

Así pues, el CHO se une a la ensalada de siglas directivas que tejen las organizaciones para que tu, yo y todas las personas que están a nuestro alrededor lleguemos cada mañana con una gran sonrisa y nos vayamos con otra todavía mayor.

¿Pero qué hace una persona responsable de la felicidad de las demás? ¿Contar chistes? ¿Repartir chucherías? ¿Cantar y bailar por toda la oficina? Nada de eso. Aunque el cargo pueda sonar simpático, el CHO tiene un trabajo tan serio e importante como el de cualquier otro Chief "loquesea" Officer.

Tiene la responsabilidad de conseguir un ambiente de trabajo excepcional, que saque lo mejor de cada persona trabajadora y la fidelice todos los días, con el objetivo de crear una empresa más rentable y competitiva.

Para lograrlo deberá monitorear y analizar el entorno de forma constante y desarrollar aquellas estrategias que permitan optimizar el nivel de bienestar global trabajando sobre factores como:

  • La comunicación. Deberá asegurarse de que exista un flujo de comunicación adecuado y facilitar los canales para que que las necesidades, opiniones e ideas de las personas trabajadoras puedan ser escuchadas y valoradas.
  • La conciliación. La flexibilidad de horarios y la libertad para organizar el trabajo propio ayudan enormemente a poder compaginar la responsabilidad laboral con la vida personal y familiar, por lo que medidas en este sentido liberan de cargas y reducen la ansiedad, contribuyendo a un entorno más relajado.
  • El desarrollo profesional y el crecimiento personal. La auto-realización es un sentimiento imprescindible para alcanzar un alto grado de felicidad, por lo que asegurar las herramientas y recursos necesarios para que la plantilla pueda seguir formándose, creciendo y desarrollándose tanto profesional como personalmente es primordial.
  • El espacio. En el puesto de trabajo se pasan muchas horas al día, por lo que deberá vigilar que esté en las mejores condiciones posibles: la iluminación, la climatización, la ergonomía y la disposición del mobiliario, la ventilación, el espacio disponible, la disponibilidad y el buen estado de todos los útiles, la decoración...
  • El clima laboral. Que las personas y los equipos conecten es un pilar para crear un entorno de trabajo agradable en el que la plantilla se sienta a gusto, por lo que fomentar la cohesión y sentimiento de pertenencia es muy positivo.
  • El reconocimiento. Sentir que el esfuerzo realizado se valora y tiene su recompensa es imprescindible para crear un ambiente en el que las personas se sientan motivadas.

El perfil más habitual para ocupar el puesto de Chief Happiness Officer es el de una persona con formación en Recursos Humanos, Relaciones Laborales o Psicología que además cuente con habilidades y conocimientos en liderazgo, coaching, motivación laboral, comunicación interpersonal, etc.

Con este planteamiento se podría pensar que estas funciones ya las puede realizar un/a Director/a de Recursos Humanos, y es cierto; sin embargo, el puesto de CHO solo se centra en el bienestar, satisfacción y felicidad de la plantilla, dejando de lado otras tareas de recursos humanos que puedan ser una distracción para conseguir este objetivo y, además, es una figura que sirve de referencia para el resto de la plantilla y visibiliza la apuesta de la organización por esta filosofía corporativa.

De hecho, muchas empresas ya empiezan a tener en cuenta la felicidad de su plantilla y a aplicar políticas de empresa saludable sin contar con un/a CHO, por lo que la presencia de este perfil no está está reñida con crear un entorno de trabajo feliz y saludable y no puede ser una excusa para no lanzarse a ello.

Está claro que para conseguir el máximo potencial de las personas que trabajan en una organización hay que hacerlas felices y ese es el camino a seguir.

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!