Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

¿Cómo gestionas el estrés laboral?

Silvia Carrasco
Por Silvia Carrasco el lunes 29 de abril de 2019

El estrés laboral está reconocido como uno de los principales problemas para la salud de las personas trabajadoras y uno de los factores que más perjudica el buen funcionamiento de las organizaciones.
Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), este problema afecta a más de la mitad de las personas trabajadoras españolas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha calificado como una epidemia globalizada.
Pero el estrés no es malo per se. Se trata de una respuesta natural del cuerpo ─ el pulso y la respiración se aceleran, los músculos se ponen tensos y el cerebro aumenta su actividad consumiendo más oxígeno ─ como forma de prepararse para hacer frente a una amenaza. La aparición de este mecanismo de defensa puede ser positiva, siempre y cuando su duración se acople a la duración del estímulo que le estresa, y motivarnos y ayudarnos ante situaciones comprometidas, como una entrevista de trabajo o la presentación de un proyecto.
El problema se da cuando esta sensación se alarga en el tiempo por culpa de una definición inadecuada del trabajo, una mala gestión o la existencia de condiciones laborales insatisfactorias que ejercen una presión constante sobre la persona que no se corresponde con sus capacidades y recursos, el grado de control que ejerce sobre su actividad y el apoyo que recibe. Frente a este estrés laboral negativo se deberían tomar medidas para atajarlo de forma urgente ya que puede interferir en la salud de la persona trabajadora en diferentes niveles.

Consecuencias del estrés a nivel cognitivo

  • Sensación de confusión.
  • Dificultad para decidir.
  • Preocupaciones.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Bloqueos mentales.
  • Experiencias aprensivas negativas.
  • Pensamientos irracionales negativos.
  • Temor a que se perciban nuestras dificultades.
  • Temor a la pérdida de control.
  • Dificultad para percibir la realidad.
  • Dificultad para resolver los problemas. 
Consecuencias del estrés a nivel físico
  • Dolor de cabeza.
  • Tensión o dolor muscular.
  • Dolor en el pecho.
  • Fatiga.
  • Cambios en el deseo sexual.
  • Malestar estomacal.
  • Problemas de sueño.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Problemas cardiovasculares.
Consecuencias del estrés a nivel emocional
  • Ataques de pánico.
  • Ansiedad.
  • Comer en exceso o comer poco.
  • Arranques de ira.
  • Depresión.
  • Abuso de alcohol o de drogas.
  • Consumo de tabaco.
  • Retraimiento social.

Consecuencias para las organizaciones
Los efectos negativos del estrés laboral no sólo perjudican al individuo sino también deterioran el ámbito laboral influyendo tanto en las relaciones interpersonales como en el rendimiento y la productividad de la plantilla. Hay que tener en cuenta que esta disminución de la producción (calidad y/o cantidad), la falta de cooperación entre las personas, el aumento de peticiones de cambio de puesto de trabajo, la necesidad de una mayor supervisión del personal, el aumento de las quejas en los clientes, la falta de orden y limpieza, el aumento del absentismo, de incidentes y accidentes o incluso de incapacidad laboral…son indicadores del riesgo de estrés laboral y de los costes ocultos que derivan de las organizaciones.

Técnicas para ayudar a reducir el estrés laboral
A pesar de existen muchos factores que se escapan a nuestro control, hay técnicas y pautas que pueden ayudarnos a lidiar con el estrés:

  • Aprende a decir “no”. De esta manera evitaremos la sobrecarga de tareas y reafirmaremos nuestra personalidad y criterio.
  • Reduce la lista de tareas pendientes. La acumulación de tareas genera ansiedad, por lo que tenemos que procurar organizarnos bien, distribuyendo el trabajo a lo largo de la semana, y no empezar una tarea hasta que hayamos tachado otra de la lista.
  • Haz deporte. La práctica deportiva genera endorfinas que nos conducen a un estado de euforia y de bienestar emocional.
  • Duerme 8 horas. Es imprescindible dormir un mínimo de 7 a 8 horas al día para  descansar tanto cerebro como cuerpo.
  • Sigue una buena alimentación. Hay que evitar alimentos de alto contenido calórico, ricos en azúcar, sal y grasas, así como el tabaco, el exceso de cafeína y de bebidas alcohólicas, y el uso de sustancias ilegales, que no aportan beneficios nutricionales y afectan a la salud. Además, hay que procurar tomarse el tiempo necesario para comer pausadamente.
  • Realiza descansos. La mente y el cuerpo necesitan hacer pausas de vez en cuando.
  • Caminar un poco o respirar dejando la mente en blanco son dos formas de recuperarse. En Criteria promovemos las “pausas activas”, una forma de combatir el burnout laboral y disminuir el estrés. Consisten en una rutina corta de ejercicios específicos y simples que se realizan en el mismo espacio de trabajo durante 10 minutos.
  • Localiza el foco del estrés. Reflexionar sobre lo que se está viviendo y analizar en profundidad las situaciones ─partiendo de un profundo autoconocimiento─ nos permitirá lidiar mejor con las condiciones que generan nuestro estrés.
  • Utiliza técnicas de relajación. Realizar actividades como la respiración profunda, la meditación, el yoga, el taichí o sesiones de masajes reducirá nuestros niveles de estrés. Practica Shinrin-yoku o baño de bosque, una filosofía oriental que forma parte de un programa de salud nacional que consiste en conectar con la naturaleza y absorber todo lo que nos puede aportar a través de los sentidos.
  • Disfruta con familiares y amigos. El contacto con los seres queridos es una potente palanca para levantar el ánimo y hacernos sentir bien, y si es con humor, mucho mejor.
  • Busca tiempo para ti. Hacer lo que nos gusta nos ayudará a desconectar y no pensar en lo que nos agobia, además de hacernos felices.
Es posible que en muchas ocasiones se desconozcan las causas que nos están generando la sensación de estrés y que después de aplicar muchas de las medidas para controlarlo, sus síntomas continúen. Es estos casos en que el problema “se escapa de nuestras manos” convienen consultar con una persona especialista lo antes posible, para que pueda darnos nuevas herramientas para afrontar situaciones difíciles.
Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
   

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!