Así puedes conseguir una oficina ecológica

Publicado por Hugo da Silva el martes 14 de noviembre de 2017
Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

Aunque existen algunas voces que niegan que el cambio climático se debe a la acción humana, los científicos no tienen ninguna duda. Y no hace falta irse al ártico a comprobar el deshielo que se está produciendo o a mitad del océano a medir el aumento del nivel de acidez del agua por culpa del CO2. Podemos vivir en nuestras carnes como cada año se superan los récords de temperaturas y como cada vez se producen más sequías y se desertifican zonas de la península ibérica.

Por fortuna, la preocupación por el medio ambiente está cada vez más presente en todos los ámbitos. También las empresas se han dado cuenta de que su papel es fundamental para mejorar la sostenibilidad del planeta y se han desarrollado normas de carácter voluntario que permiten medir y certificar los esfuerzos en cuanto a gestión medioambiental realizados por las organizaciones, de acuerdo con unos criterios aceptados internacionalmente, como la ISO 14000 o el EMAS.

Esta implicación con el medio ambiente comporta grandes beneficios a las empresas, como el ahorro de costes a través de la reducción de residuos y un uso más eficiente de los recursos o la mejora de la seguridad y la salud laboral, y representa una vía excepcional para mejorar su reputación e imagen de marca, lo que aporta una ventaja competitiva frente a otras empresas que no siguen estos protocolos.

Pero el cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todos/as y dentro de la empresa las personas trabajadoras también podemos aportar nuestro granito de arena. Para ello tenemos que ser conscientes de nuestra responsabilidad y vigilar el impacto ambiental de nuestras acciones.

Así, entre la apuesta por parte de la empresa de políticas orientadas al cuidado y conservación del medio ambiente y las acciones individuales que podemos realizar, se conseguirá una oficina ecológica y un mejor lugar para trabajar.

Para ello, a continuación te damos algunas ideas muy fáciles de empezar a poner en práctica ya mismo:

 

Gasta menos papel y tinta

  • Analiza si es necesario imprimir un documento y acostúmbrate a trabajar a través de la pantalla.
  • Revisa bien los documentos en busca de errores antes de enviarlos a imprimir para evitar tener que realizar reimpresiones.
  • Aprovecha la cara en blanco de las hojas impresas que son para tirar para imprimir documentos de uso interno o realizar anotaciones.
  • Pásate a las facturas, nóminas y otros documentos, en formato electrónico; además de tinta y papel, ahorrarás en espacio y material de oficina para almacenarlas.
  • No derroches servilletas ni papel higiénico, usa solo lo realmente necesario.
  • Utiliza papel reciclado en la medida de lo posible, al menos para aquellos documentos que sean de uso interno.

 

Cuidado con el consumo energético

  • Si es posible coloca las mesas los más cercanas a las ventanas posible, de esta manera aprovecharás la luz natural.
  • Apaga los ordenadores y pantallas al finalizar el día, no supone ningún esfuerzo volver a arrancar las aplicaciones que usamos al día siguiente.
  • Activa el modo hibernación cuando no vayas a usar el ordenador durante un buen rato.
  • Pantallas, impresoras, máquinas de café... mejor si son de bajo consumo.
  • Cambia las bombillas incandescentes y los fluorescentes por iluminación led de bajo consumo a medida que se vayan fundiendo.
  • Apaga las luces de las salas vacías, supone un derroche innecesario mantener estancias iluminadas sin presencia alguna.
  • Deja de adquirir pilas convencionales y usa las de tipo recargable.
  • Contrata una empresa suministradora de electricidad que utilice energías renovables para generar su energía.

 

Muévete

  • Evita el ascensor y usa las escaleras, contribuirás a mejorar tu salud y estado anímico y ayudarás a reducir el gasto eléctrico.
  • Ve al trabajo en bicicleta, el medio de transporte más ecológico y saludable. Si la opción de moverte en bicicleta no es viable usa transporte público. Si por algún motivo el uso del vehículo privado resulta imprescindible intenta compartir el viaje con más compañeros/as.

 

Evita los plásticos

  • Ten una taza o vaso en la oficina y evita utilizar los de usar y tirar de plástico.
  • Intenta llevar la comida de casa en un tuper, comerás más sano y evitaras estar utilizando recipientes de usar y tirar.

 

La ruleta del termostato

  • La del termostato es una batalla típica en las oficinas. Cada persona tiene sensaciones térmicas diferentes, por eso es importante regular bien la temperatura y dejarla fija. De esta manera cada persona sabrá qué temperatura esperar en el puesto de trabajo y si tiene que ir más fresca o más abrigada. Para ayudar en este asunto es conveniente que la empresa sea flexible con el código de vestimenta.

 

Recogida selectiva

  • Es importante que el espacio de trabajo cuente con papeleras para la recogida selectiva de residuos corrientes como papel y cartón, envases, vidrio y materia orgánica, y que hagas buen uso de ellas.
  • Casi más importante todavía es que el reciclaje de residuos especiales se realice de forma correcta: tóneres, equipos electrónicos, pilas..., ya que son productos altamente contaminantes.

 

Cuida el espacio

  • Decora el entorno con plantas, ayudarán a purificar el ambiente y proporcionarán una sensación de bienestar.
  • Cuando haya que comprar nuevos muebles para la oficina procura que sean fabricados con madera sostenible. 
  • Preocúpate de que los productos de limpieza que se utilizan en la oficina sean biodegradables.

 

Antes de todo, piensa

  • Antes de realizar alguna acción dedica unos segundos a pensar si es necesaria y si puedes buscar alguna alternativa más ambientalmente responsable. Por ejemplo, antes de grapar un documento que quizá más tarde se tendrá que desgrapar quizás sería mejor usar un clip, que es reutilizable.
  • Cuando adquieras nuevos productos y aparatos compara su consumo, composición... decántate por aquellos más eficientes y fabricados con materiales biodegradables, reciclables o reciclados.

 

También es una buena idea organizar, con el apoyo de la organización, campañas de información y comunicación de medidas destinadas a la preservación del medio ambiente, ya que para que estas acciones tengan un impacto real es necesaria la colaboración e implicación de todos/as.

¿Se te ocurre alguna medida que no aparece en la lista? ¡Háznosla saber en los comentarios!

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!