Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

8 consejos para aprovechar el teletrabajo

Mónica Sánchez
Por Mónica Sánchez el lunes 2 de julio de 2018
Directora General de Criteria.

Si trabajas desde casa seguramente habrás escuchado más de una vez cosas como "¡Qué suerte!", "¡Trabajas en pijama!", "¡Nadie te controla!", "¡Puedes hacer el horario que quieras!"... La verdad es que poder teletrabajar, aunque sea de forma parcial algunas horas o días a la semana, supone un gran beneficio: se evitan desplazamientos, se ahorran costes y se gana tiempo, mejora la conciliación laboral y familiar y aumenta la empleabilidad de las personas con movilidad reducida; por eso, cada vez es más frecuente y más empresas ofrecen esta posibilidad. Pero también supone un reto y requiere de cierta preparación y de grandes dosis de disciplina y responsabilidad para que no derive ni en un exceso de trabajo ni en la procrastinación más absoluta.

Tomando en consideración los siguientes consejos conseguirás crear el entorno y las condiciones apropiadas para optimizar tu tiempo de trabajo en casa.

Infografía. 8 consejos para aprovechar el teletrabajoDescargar imagen

1. Tómatelo en serio

Es fundamental para que el teletrabajo resulte satisfactorio que te lo tomes tan en serio como si estuvieras de forma presencial en la oficina. Mentalmente no debe existir ninguna diferencia, es el mismo trabajo y debes comportarte igual que si estuvieras en tu puesto con tus compañeros/as.

2. Establece una rutina y evita distracciones

Para mantener la productividad es importante organizarse y establecer unos horarios y una rutina que tendrás que cumplir de forma estricta. Empieza por programar el despertador siempre a la misma hora y con antelación suficiente para poder ducharte, desayunar y vestirte antes de iniciar tu jornada, igual que si fueras a la oficina.

Procura no perder el foco y distraerte con la lavadora, la televisión, una visita a Facebook, las entradas para el cine, los vuelos para las vacaciones... Deja todo esto para cuando acabe tu horario de trabajo.

3. Monta una oficina en casa

Por muy tentador que pueda ser coger el portátil y ponerte a trabajar desde la cama, o llevártelo a la cocina mientras preparas la comida, estas ubicaciones van a reducir tu rendimiento de forma importante. Para que esto no suceda, es básico contar con un espacio fijo donde puedas concentrarte y que asocies al trabajo.

Esta oficina debe estar en un lugar lo más silencioso posible, alejada de cualquier distracción y debe estar equipada con todo lo que necesites para desarrollar tu trabajo: mobiliario ergonómico, material de oficina, buena conectividad...

4. Que nadie te distraiga

Un punto fundamental para reducir las distracciones consiste en educar y hacer entender a familiares y amistades que, aunque físicamente te encuentras en casa, entre ciertas horas no estás disponible y no puedes encargarte de actividades personales.

5. Desconecta y muévete

El teletrabajo puede hacer que pases más tiempo encerrado/a en casa y, por lo tanto, que también te muevas menos, lo que no es bueno ni para tu mente ni para tu cuerpo.

Es importante que durante la jornada hagas pequeños descansos cada cierto tiempo para desconectar y que aproveches estas pausas para moverte un poco; haz algunos estiramientos para relajar la musculatura y sal al balcón o da una vuelta a la manzana para tomar un poco de aire fresco: recargarás tu energía y retomarás el trabajo con más ganas.

6. Que no te absorba el trabajo

Se supone que una de las primeras cosas que has hecho es marcarte un horario de trabajo: pues tienes que respetarlo. Estando en casa es mucho más fácil que se diluyan los espacios y tener el lugar de trabajo tan cerca facilita que te sientes a contestar unos correos o que avances con ese proyecto que quieres acabar de una vez por todas en un momento en el que correspondería estar con tu familia o tus amistades.

Aunque uno de los beneficios del teletrabajo es la flexibilidad que aporta, no ser estricto/a con los horarios puede acabar siendo contraproducente y hará que te quemes más rápidamente y afectará a tu bienestar.

7. Mantén el contacto con tus jefes/as y colegas

Que no estés en la oficina no significa que tengas que estar desaparecido/a. Actualmente tenemos multitud de herramientas que nos permiten estar constantemente comunicados/as: aplicaciones de mensajería, chats de empresa, correo electrónico, videoconferencia... Mantén un contacto fluido con tus jefes/as y compañeros/as y, si trabajas habitualmente en casa, visita la oficina de vez en cuando.

8. ¡Disfruta la oportunidad!

Poder trabajar desde casa es una gran oportunidad. Si tu empresa todavía no da esta opción, piensa en presentar una propuesta a tus superiores, aunque sea unas horas a la semana; y si ya tienes la suerte de poder teletrabajar, sigue estas pautas para optimizar tu jornada y ¡disfrútalo!

Si te ha gustado esta entrada, ¡compártela!
    

No te pierdas ningún artículo. ¡Suscríbete a nuestro blog!